lunes, 25 de noviembre de 2013

De nuestra tierra... El Botillo del Bierzo



Comenzamos hoy una nueva serie de publicaciones sobre productos de nuestra tierra, en este caso uno con Indicación Geográfica Protegida: El Botillo del Bierzo.


Su historia

El Bierzo es la mayor de las comarcas leonesas, situada al oeste de la provincia, en el límite con Asturias y Galicia, su superficie, cercada por imponentes farallones montañosos que la aíslan de las regiones limítrofes, alcanza los 3.000 km2.

La diversidad y complejidad del Bierzo se manifiesta en sus paisajes, costumbres y gastronomía. Zona de paso entre Castilla y León y Galicia, la gastronomía es reflejo de la de estas dos regiones, pero también de la de aquellos que, a través del Camino de Santiago, cruzaron esta tierra o se asentaron aquí dejando sus recetas culinarias o sus variedades de uva. Todas estas influencias han contribuido a que el Bierzo cuente con una de las más singulares y selectas cocinas, con platos fuertes y exquisitos, y con vinos blancos, rosados y tintos, con Denominación de Origen, adaptados a cada plato y variedad gastronómica. Los platos bercianos están basados en el cerdo, y de ellos, el botillo es el manjar más sabroso y emblemático.

El Botillo, nació de manos de los monjes eremitas en algún lugar apartado de las montañas del Bierzo. Los monasterios bercianos han dejado constancia documental sobre la abundancia de cerdos en la zona, como el Monasterio de San Pedro de Montes o el de Carracedo.

Estos hombres cuidaban de los cerdos alimentándolos con bellotas y centeno. Cuando llegaba el invierno sacrificaban a los animales separando con gran habilidad, las costillas, los huesos de la cabeza y el rabo que cortaban en trozos e introducían en una artesa mezclándolos con sal, pimentón, ajo, y orégano. Tras un periodo de tiempo en adobo, lo introducían todo en grandes tripas que cosían y colgaban unos días a secar, tras ahumado con leña de roble y tomillo para sanearlos y darles buen gusto.


Cuenta la tradición que en el Bierzo, el primer Botillo que se comía era el del día de Nochebuena, pues por esas fechas ya se había realizado la matanza del cerdo y era además considerado un plato de fiestas. El resto de los botillos, pues de cada cerdo una familia solía hacer cuatro o cinco, se iban comiendo normalmente los domingos o en las fiestas de los patronos de cada pueblo o aldea. Ahora, es tradición también comerlo el día de San Blas, el tres de febrero y en el Entroido o carnaval, casi siempre el último del año hasta la siguiente matanza.

El término botillo proviene del latín "Botellus, Botullus" que significa salchicha, morcilla o chorizo, pero también intestino, es decir, las tripas del cerdo en los que se embuten. Así pues, podríamos definir el Botillo como un producto cárnico elaborado con diferentes piezas procedentes del despiece del cerdo, principalmente costillas y rabo, troceadas y adobadas con sal, pimentón, ajo y otras especias naturales, y embutidas en tripa de cerdo que se ahuma, y que normalmente se consume cocido.


El Botillo es, sin lugar a dudas, el producto más peculiar del Bierzo, siendo desde tiempos inmemoriales el rey de la Gastronomía Berciana y plato principal en fiestas y conmemoraciones. De el se ha dicho de todo: que si resucita a muertos, que si mata a los vivos, que si fue plato de obispos y reyes, que si es un plato de “párate y tente tieso”. Pero ninguna de esta opiniones es de fiar pues por lo general han sido escritas durante la pesada digestión de una buena botillada.

El botillo

Se trata de un producto cárnico embutido, elaborado principalmente con costilla y rabo, con su parte de magro correspondiente, pudiendo llevar además lengua, carrillera, paleta y espinazo procedentes del despiece del cerdo, troceados, adobados (con sal, pimentón, ajo, otras especies naturales y aditivos autorizados por la legislación comunitaria) y embutidos en el ciego del cerdo que posteriormente se ahuma y seca para su comercialización y consumo tras ser cocinado.

Receta tradicional del Botillo del Bierzo

Ingredientes (para 4 personas):

• 2 Botillos del Bierzo de 1 kg aprox.
• 1 repollo
• 0,750 kg patatas
• 4 chorizos frescos

Preparación:

Se ponen a cocer los botillos en una cacerola grande, cubiertos de agua, y a fuego lento desde que inicia el hervor durante dos horas y media.

Durante el proceso iremos añadiendo el resto de ingredientes: Cuando se lleve hora y tres cuartos de cocción, añadiremos el repollo troceado, a las dos horas las patatas peladas y troceadas dependiendo del tamaño, y a las dos horas y quince minutos los chorizos.

A las dos horas y media, todos los ingredientes quedarán en su óptimo punto de cocción, elaborándose lentamente en el jugo que suelta el Botillo del Bierzo, impregnando de color, aroma y sabor tanto a la verdura como a las patatas.
Se sirve en una fuente honda, con todos los aditamentos rodeando el Botillo.


¿Te gustaría probarlos?

Desde La Cocina Sonora, con la colaboración de Botillo del Bierzo, sorteamos entre nuestros seguidores dos unidades de este manjar.


Para poder participar los requisitos son, además de ser SEGUIDOR de nuestro perfil en Facebook, (Si aún no lo eres, pincha aquí), ENVIAR un MAIL con el asunto "Concurso Botillo del Bierzo" indicando vuestro nombre y apellidos a:

info@lacocinasonora.com

Respondiendo a la pregunta:
¿De dónde proviene el término "Botillo"?

El plazo finaliza a las 0,00 horas del sábado 30 de Noviembre. Unos días después comunicaremos el nombre del ganador/a en nuestra web.

Animaos a participar.
¡Suerte a todos!


Visita la web de Botillo del Bierzo
Visita también su perfil de Facebook y síguelos Twitter